lunes , agosto 13 2018
Home / -Destacado / Gastronomía vip en la montaña: los mejores lugares para comer en los cerros

Gastronomía vip en la montaña: los mejores lugares para comer en los cerros

Abundan las opciones de primer nivel. Todo Nieve hace un repaso por lo mejor de las Las Leñas, Bayo, Castor y Catedral.

Esquiar y pasar todo un día en la montaña es algo muy divertido y placentero, pero también significa gastar muchas energías y sobreponerse a las bajas temperaturas. Por eso es necesario, y merecido, tomarse un momento para dejarse tentar con algo dulce acompañado de un chocolate caliente. O, a la hora del almuerzo o la cena, degustar algún plato bien elaborado. La buena noticia es que no importa cuál sea el destino elegido, porque siempre abundan las opciones gastronómicas de primer nivel.

En Las Leñas, por ejemplo, se encuentra El Refugio, un ambiente muy acogedor, ubicado en la Pirámide, y que ofrece los más exquisitos menús de la cocina francesa y, a la hora del té, las mejores tortas con el toque tradicional de la repostería europea. Otra alternativa tan clásica como imperdible se encuentra en el Virgo Hotel & Spa, a pocos metros de los medios de elevación y muy cerca de la zona central del complejo. Allí se sirve un sushi de primer nivel y los sabores autóctonos como el famoso chivito a la cruz.

Quienes visiten Cerro Bayo encontrarán el recientemente inaugurado Amex Snow House, el nuevo refugio ubicado en la base del Cerro, que cuenta en su primer piso con un exclusivo espacio para el reconocido chef Gonzalo Aramburu, fundador del excepcional Aramburu Restó, posicionado entre los nueve restaurantes argentinos que llegaron a la lista de los 50 mejores del continente y elegido como uno de los tres mejores de Buenos Aires. El foco de esta propuesta gastronómica está puesto en la cocina a leña y al horno de barro. Ofrece sopas; guisados; carnes a la parrilla; y fondues de chocolate y de queso. Además de una excelente selección de pastelería; tablas de fiambres; y cócteles.

En Catedral tampoco faltan las alternativas de primer nivel. Una gran posibilidad es realizar la ya clásica visita a La Cueva, que consiste en una travesía en motos de nieve que atraviesa bosques de lengas y llega a 1.400 metros de altura hasta un living armado dentro de una cueva formada por una gran roca. Y así, además de toda la experiencia del viaje, se puede finalmente degustar los auténticos sabores patagónicos, en un entorno natural que lo hace aún más rico.

Por su parte, Castor sobresale tanto por la calidad como por la variedad de su oferta. Alrededor del centro de esquí cuenta con ocho puntos gastronómicos para satisfacer absolutamente todos los gustos: Morada del Águila, Ona House, Snowbar, 480, Terrazas del Castor, La Barra y Viejo Castor.

Vea también

La dinastía de esquiadores

El sorprendente caso de una familia que ya lleva cuatro generaciones que se dedican al …